domingo, 14 de octubre de 2012

Cuando todo parece ir bien ... o por lo menos marchar equilibrado... seguido...tranquilo y rutinario...siempre aparece ese quiebre. Ese momento que te hace notar que sigues enferma... que aunque finjas que no existe, está ahí... presente en tu día a día... en cada segundo. Esa herida que aparenta cicatrizar se abre una y otra vez. La abren por ti y meten el dedo para hacertelo notar que aún sangra. Sangre. Estoy cansada de todo esto. Agotada.

No hay comentarios: